X

Buscar en Contrahegemonía web

X

Mantengámonos en contacto

[email protected]

Apuntes sobre socialismo desde abajo y poder popular

Descolonializar la educación implica renunciar a la reforma

13 Sep,2019

por Dario Balvidares

Desde hace unos días circula por algunos medios gráficos un informe1 de la fundación Argentinos por la Educación (AxE). Por lo general este tipo de documentos estadísticos son leídos en clave instrumental, pero jamás en clave crítica y mucho menos autocrítica.

No les sorprende a los periodistas que luego de los convenios firmados con el Ministerio de Educación de la Nación, esa ong privada se haya transformado en “vocera” del discurso oficial y en artífice de “estudios” e “informes” que deberían ser producidos por el ministerio.

Lamentable que las obligaciones del Estado sobre los asuntos públicos se hayan tercerizado y la producción de información sobre la cosa pública se haya convertido en un insumo para la producción privada de políticas públicas que vuelven al estado para su aplicación, mientras que los actores públicos, en este caso, los educadores, en lugar de ser los productores de ideas que dinamicen la producción política del sistema educativo, sean simplemente parte del “objeto” estadístico de esta y otras fundaciones privadas, así como de estadísticas y estudios producidos por los organismos internacionales para sus “recomendaciones” políticas.

Además, esta fundación opera como si tuviera rango supra-ministerial. Una organización de ceos empresariales que aglutinan técnicos y tecnócratas que miden los niveles educativos en clave de estadísticas siempre relacionadas con lo que llaman “gasto”.

Para el informe 2018 el Observatorio AxE “envió una carta documento a todas las unidades estadísticas educativas provinciales, exigiendo información sobre su financiamiento interno. Diez unidades no lo hicieron, el resto lo hizo y, en octubre, presentaron al Ministerio Nacional todas, en forma conjunta, un documento donde protestaban por las acciones del Observatorio, por errores en la información que se brinda en su página y por la construcción de rankings de mejores y peores provincias, interfiriendo con la confección del Relevamiento Anual…2

En términos generales el informe 2019 no dice nada nuevo que no puedan usar para hacer las mismas reflexiones peyorativas sobre los resultados de la enseñanza y el modelo pedagógico.

Lo sorprendente es que durante las 126 páginas del informe no se hayan cuestionado el sistema en su totalidad, mínimamente cuando aseguran que “el gasto en educación, sumando el gasto en salarios de gestión pública y la subvención a la gestión privada, asciende al 90 %”, lo que deja al desnudo que lo que llaman “inversión” es apenas el 10%. Claro que este resultado tiene que ver con los presupuestos de cada una de las provincias.

Te puede interesar

Balvidares: “Hay un proceso de desposesión permanente de la política educativa”

Recordemos que el ministerio nacional no paga salarios docentes, ni mantiene escuelas, según la partida presupuestaria, gasta poco más de 500 millones (en términos nominales) para la partida “Evaluación Educativa”, es decir, para las pruebas Aprender. Además distrae de la partida de “Fortalecimiento Territorial” más de 1200 millones (en términos nominales), que antes estaban destinados al programa “Asistiré” (mejorar la retención y asistencia de alumnos través de agentes comunitarios), que ha sido trasladado, para depender de “Gestión Educativa”, pero no con la asignación presupuestaria3.

La pregunta es: ¿Dónde fueron a parar esos más de 1200 millones de pesos?

Así como el ministerio celebró un contrato con la fundación Varkey para capacitación de directivos en cuatro provincias por la que paga 150 mil dólares mensuales durante 4 años de convenio por provincia, también es posible que de esos 1200 millones, que deberían ir al interior del sistema, se escurran hacia lo que se da en llamar proceso de endoprivatización, esto es la aplicación de la lógica del mercado al interior del sistema educativo, como asesorías privadas, delegación del curriculum, formación docente, servicios de evaluación, lo que hace un sistema “híbrido” dónde lo privado ingresa a lo público y lo redefine según sus intereses, pero con los dineros públicos.

¡Contestada la pregunta!

Lo que queda claro es que en lugar de fortalecer la Dirección de Información y Estadística Educativa, el ministerio, que no tiene escuelas ni paga salarios docentes, la reduce y la suplanta por la contratación de los servicios de AxE, desfinanciando las propias áreas ministeriales.

El informe de la fundación describe en términos técnicos las desigualdades entre las provincias, entre los resultados de las estandarizadas pruebas, entre los desempeños de los alumnos/as de acuerdo con la gestión, con la región del país y con los niveles socioeconómicos.

Pone la mira solo al interior de la escuela, tratando en los comentarios de ser todo lo “aséptico” y “neutral” que la posición ideológica le permite encubrir, pero cargando las tintas en los docentes y el “gasto” que nunca es inversión.

No hay neutralidad en el enfoque que AxE tiene sobre la educación, simplemente porque la educación es política y es ideológica de ahí los modelos educativos, y de ahí la reforma global de la que la Argentina es firmante y por la que se materializa la descomposición del sistema educativo, bajo el sublime canto de las sirenas que enmascara, con la modernización y los discursos tecnocráticos, el “jugoso” mercado de la educación valuado en más de 3 trillones de dólares según el propio multibillonario, Sunny Varkey.

El informe en sus comentarios, como en general todos los informes y recomendaciones de los reformadores, no aplica sobre el contexto que rodea a la escuela ni a los estudiantes ni examina las herramientas utilizadas en las que fundan su estadística.

El foco está puesto en la escuela secundaria a la que hay que llevar hasta el paroxismo crítico para poder operar las reformas que los ceos empresariales definan desde sus fundaciones y acompañados de la pléyade colonial de especialistas, escribas, opinadores y operadores periodísticos.

Sin embargo, una lectura crítica de esos mismos datos nos puede hacer ver que las falencias remiten a las propias entrañas de la reforma.

Por ejemplo, se insiste en las desigualdades socioeconómicas de los alumnos/as que se evidencian en el desempeño de sus trayectorias. No se necesita a los técnicos de AxE para reconocer que son las políticas de Estado las que contribuyen a esas desigualdades, no justamente las acciones de la escuela, que sólo funciona como pantalla de la realidad social.

La propia UCA, institución que es faro, también, en la reforma privatista de la educación, ha manifestado según su propio observatorio que el 52 % de los menores son pobres.

¡¿Cómo no van a existir desigualdades en los desempeños?!

También el informe instruye sobre la fragmentación del sistema en varios subsistemas que responden en parte a las provincias más pobres y más ricas. ¡Vaya novedad!

Justamente porque esa es una de las deudas históricas de nuestro país en cuanto a las desigualdades de desarrollo provinciales, uno de los grandes y perversos argumentos de la reforma fue que como el país es federal, había que desnacionalizar el sistema educativo, y así se hizo con el proceso de descentralización de las escuelas e institutos de formación, que empezó con la dictadura genocida, transfiriendo las primarias y luego los otros niveles durante los ’90, lo cual generó mayor fragmentación social y mayor debacle administrativa respecto de las validez de las titulaciones, incluso dejaron de tener validez nacional los títulos docentes, al mismo tiempo que desjerarquizaron la carrera de grado y comenzaba el negocio de los posgrados y las maestrías, generando mayor fragmentación aun entre los que pueden o no pueden pagarlos.

La reforma creó un sistema estructuralmente atrofiado y fue el Estado quien ejecutó y continúa ejecutando las políticas que emergen de los grandes organismos corporativos reproducidas viralmente por sus agentes, fundaciones y ong, que son quienes se benefician con la fragmentación y la desigualdad social, porque le venden al mismo estado en el que se han infiltrado como un virus patológico, sus espejitos de colores: plataformas digitales y programas para ser aplicados en una población cuyo 52 % tiene muy reducidas sus necesidades básicas.

Para después alegar que “En el nivel secundario 3 de cada 10 alumnos alcanzan los niveles satisfactorios en Matemática. En Lengua son 6 de cada 10…” (Informe citado pág. 12).

Informes que sufren de autismo, que no referencian al contexto en que los niños/as y jóvenes están inmersos, más que por alguna de las categorías de la sociología instrumental.

Nada de lo que sucede en la vida real de los pibes y pibas está pensado en la reforma que sólo cosifica en estadísticas que no van a variar si no transformamos este modelo social, económico, político y fundamentalmente, educativo, en algo vivible.

Y es en ese otro mundo que sí están los docentes, en el de la vida, con todas sus características humanas, aunque la reforma y sus voceros los haya pauperizado en el sentido amplio de la palabra. Y no hay plataforma que los pueda suplantar, como no hay pruebas estandarizadas que registren el proceso de enseñanza-aprendizaje.

No hay otra posibilidad que salir de la reforma, descolonializar culturalmente y descontaminar administrativa y presupuestariamente el sistema que no cuestiona el fracaso que produce puesto que lo mide con sus propias herramientas y los resultados de esas “evaluaciones” no cumplen “sus estándares” y perversamente culpan a la escuela y la los docentes por sus prácticas, cuando la realidad muestra que estamos en reforma desde hace 30 años y varias cohortes han sido tamizadas por el “moderno” proceso de reformas estructurales y curriculares sin olvidar el traslado al modelo de enseñanza por competencias.

Pero no se pueden esperar resultados distintos de aquellos que no hacen una crítica de sus propios instrumentos y no la hacen porque el tema no es la educación, sino el mercado de la educación y la educación como mercado.

 

Mexicanos Primero4

Para finalizar este artículo, y darle más entidad a nuestros argumentos, es necesario pasar revista por esta reforma viral que actúa en toda Latinoamérica para ver como siempre llegan a los mismos “magros” resultados medidos con sus instrumentos de colonialidad permanente.

El título de este apartado remite al nombre de la fundación de ceos empresariales de México, en cual se ha inspirado AyE a su imagen y semejanza. Todas estrategias de la reforma global para cooptar los sistemas educativos.

Ahora bien, no puedo dejar de citar este artículo que muestra el “fraude” reformista, aunque el lector sienta que se está hablando de lo que nos sucede a nosotros, aquí en la Argentina, respecto de las “culpas” que los reformadores, desde sus canales, ponen en la escuela y los docentes ¡pues no! De lo que habla el artículo es de los entramados de la OCDE, sus pruebas PISA, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), Mexicanos Primero y la Secretaría de Educación Pública (SEP) en México: “… Estamos frente a un megafraude: la OCDE ha vendido por cientos de millones de pesos al gobierno mexicano (pero a costa del dinero de todos nosotros) recomendaciones que no sirven, que ellos mismos desechan mediante sus propios mecanismos de medición, para luego revendernos las mismas tesis que van a generar malos resultados en tres años, y así sucesivamente, en un círculo vicioso que alimenta su dinámica económica.

Los resultados de PISA no son la razón que da sentido a la actual reforma educativa, laboral y administrativa, como pretendió hacernos creer Aurelio Nuño en un discurso oportunista y desesperado por su fracaso al frente de la SEP, sino parte de un ciclo de reformas neoliberales que hacen crisis desde su interior y que impiden el avance de una educación de calidad con dignidad. Tampoco nos están gritando a la cara: adelante con la reforma, como expresó Claudio X González, de Mexicanos Primero, su otro autor intelectual conjuntamente con la OCDE, porque en ella radica el problema que hemos arrastrado por varios años, no la solución.

La consejera presidenta del INEE se unió al unísono de los exculpados y no desaprovechó la oportunidad para reciclar, como respuesta a los resultados de PISA, el recetario que la OCDE entregó a México en 2010, el mismo que delineó los ejes centrales de los cambios constitucionales que hoy nos han sumergido en un conflicto social y magisterial sin salida en el contexto de la reforma educativa actual.

Las acciones propuestas por el INEE sugieren de nueva cuenta que los responsables de la crisis educativa son los maestros; por ello plantean trabajar sobre su formación inicial, el ingreso, la promoción a cargos directivos y la evaluación, de hecho esta última como eje transversal; es decir, agudizar la reforma vigente, focalizar otra vez el problema fuera de lo pedagógico y retroceder tres años de arduas discusiones, que avanzaron en reconocer como equívoca e insuficiente una medida de carácter laboral.

Autoexculpados todos los verdaderamente responsables del desastre educativo (incluso más allá de PISA), entre la sociedad mexicana, sus maestros y un sector muy importante de investigadores crece la firme certeza de que no reprobaron los alumnos, no son los maestros los culpables de ese desastre: reprobó la OCDE, fracasó Mexicanos Primero y los demás empresarios que la respaldaron; se equivocó el Estado, que abrió las puertas a sus políticas fallidas para entrar en nuestro sistema educativo y legislativo.”5

Cualquier parecido con lo que pasa aquí en Argentina no es casualidad, es producto de un plan sistemático de desposesión de la educación pública.

 

Renunciar a la Reforma es posible

Cerca de las elecciones, el próximo gobierno, si le interesa la educación pública, como lo esgrime el candidato que más votos sacó en las PASO, deberá tomar determinaciones urgentes sobre un tema tan trascendental: Si la política educativa sigue en manos de los organismos internacionales y de las fundaciones, con sus ejecutivos y titulares instalados en cargos de gobierno o se avanza a un modelo realmente revolucionario en el que las políticas educativas se debatan en los ámbitos dónde se van a aplicar, que formen parte de la praxis de los propios educadores.

Dar definiciones a partir de la realización de un gran Congreso Pedagógico de Educadores, para decidir materialmente la salida de la reforma educativa puesto que es altamente nociva en su impulso por hacer un gran mercado y porque su objetivo final es la total colonización en la distribución de los saberes, puestos al servicio del mundo corporativo y la renacionalización urgente del sistema para frenar el avance de la fragmentación social y la profundización de las desigualdades.

Si otro mundo mejor es posible, no lo es encadenado a la reforma privatista de la educación, entre otras tantas cadenas que tenemos que romper.

1 “El estado de la educación en la Argentina” septiembre 2019

2 https://latinta.com.ar/2019/03/argentinos-educacion-objetivos-empresarios-politicas-informacion/

3 file:///C:/Users/Pc1/Documents/Documentos%20digitalizados/PRIVATIZACI%C3%93N%20DE%20LA%20EDUCACI%C3%93N/Informe%20Red%20UUNN%20Presupuesto%202019.pdf

4 https://www.mexicanosprimero.org/

5 http://www.mexicanosprimero.org/index.php/educacion-en-mexico/enterate/noticias-de-hoy/3358-pisa-y-la-ocde-el-fraude-opinion

 

Comentarios

Todavía no hay comentarios. ¡Iniciá el debate!

Todos los datos son obligatorios, tu dirección de correo no será publicada